Quiero mantener comunicación con los tutores

 Tener una buena relación y comunicación con tus tutores es esencial para el resultado final de tu trabajo de grado. El tutor académico te guiará en el proceso de escribir un buen trabajo de grado. El tutor industrial se encargara de supervisar que tu trabajo cumpla con las expectativas del proyecto.  

¿Qué medidas puedo tomar para mejorar mi comunicación con mis tutores?

1. Define las horas de reunión.
El primer paso para mejorar la comunicación es definir un espacio de tiempo dedicado a reunirte con tu profesor. Usualmente al iniciar el proyecto ustedes definen la frecuencia con la cual tú estarás reportando tus avances. Sin embargo, si te parece que no es lo suficientemente frecuente, no dudes en decirle a tu tutor a ver si tiene la oportunidad de reunirse contigo más seguido.
2. Utiliza los medios digitales de comunicación.
Debido a la disponibilidad de tu tutor, no siempre será posible que se reúnan. En este caso proponle utilizar medios virtuales como Skype / Teamviewer para llevar a cabo las reuniones sin tener que desplazarte.
3. Has una agenda de lo que quieres hablar y ve preparado.
Esto es muy importante. Trata en la medida de lo posible de llevar anotado de antemano las cosas que quieres discutir con tu tutor. Esto te permitirá mantenerte dentro del tema y no perder el valioso tiempo que ambos tienen. Si nacen nuevas interrogantes en el transcurso de la reunión, no olvides de anotarlas para tenerlas pendientes en el caso que el tiempo no les alcance ese día.
4. Se puntual.
¡No llegues tarde a tus reuniones! El tiempo que tu tutor tiene para reunirse contigo es usualmente muy limitado, por lo que te conviene aprovecharlo al máximo. Pídele a tu tutor que también intente ser lo más puntual posible. Si las horas que habían convenido no se pueden cumplir, intenta conseguir nuevas alternativas.
5. Ve siempre con actitud respetuosa.
Recuerda que primero que nada tus profesores también son personas, y tienen sus propios asuntos y problemas con los cuales lidiar. Por lo tanto, trata siempre de ser lo más cordial y respetuoso posible y no vayas a quejarte con ellos de las cosas que no te estén funcionando, preséntales tu problema y pide por consejo.
6. Prepárate mentalmente para las correcciones.
Antes de reunirte con tu tutor refuerza tu mente para las posibles observaciones que te haga tu profesor. Con frecuencia ocurrirá que en ciertos puntos de tu trabajo tu profesor no concuerda con lo que has escrito, por lo que te propondrá correcciones, y a veces te dirá simplemente que tienes que hacer algo completamente diferente a lo que tenías pensado. En este caso recuerda que tu tutor está ahí para mejorar tu trabajo lo mejor posible y si te dan correcciones, es porque él (o ella) piensa que es un punto que tienes que mejorar. Si no concuerdas con lo que tu profesor propone, díselo de forma cordial y busca buenos argumentos que respalden tu posición.
7. Mantenle informado.
Los momentos fuera de las reuniones no significan que no puedas comunicarte con tu tutor. Siempre que tengas alguna duda urgente o un avance significativo, ¡contáctale! También puedes convenir con tu tutor algún método de comunicación como E-mails, mensajería o archivos compartidos, donde puedes dejar tus observaciones y tu profesor puede sentarse a leerlas en el momento que mejor le convenga.